La fauna del CIAM

La frondosa vegetación de ribera del CIAM ofrece refugio y alimento a una gran diversidad de animales. Sin embargo su observación y seguimiento, directo o indirecto, requiere de ciertas dosis de paciencia y conocimiento de sus hábitos.

Lo más fácil es observar a la fauna alada, que por su número y menor temor a la presencia humana, se dejan ver y fotografiar con facilidad. En un breve recorrido por nuestro itinerario suele ser habitual observar garza real e imperial, avetorillo, garceta común y grande, cormorán común, martinete, rascón y martín pescador. Sobre la lámina de agua son frecuentes el azulón, ánade friso, ansar común, pato cuchara y en ocasiones cerceta común y porrón común.

El buen estado de los ecosistemas del CIAM se pone de manifiesto con la gran variedad de aves rapaces como el aguilucho lagunero que desde hace vario años anida en nuestras lagunas. También son abundantes milano real y negro, ratonero común y águila calzada, y en el grupo de rapaces nocturnas es muy habitual la presencia de cárabo común, autillo y lechuza común. Ocasionalmente buitre leonado, elanio azul, gavilán, azor, alcotán y águila culebrera visitan la finca.

En primavera y otoño, nuestros humedales aparecen repletos de un sinfín de pequeñas aves: petirrojo, papamoscas cerrojillo, carbonero y herrerillo común, chochín, mito, carricero tordal, mosquitero común, agateador común, oropéndola, arrendajo común, escribano soteño, alcaudón común, abejaruco, cuco común, pito real, pico picapinos y pico menor.

Algo más de paciencia y suerte hay que tener para poder observar al chotacabras gris, agachadiza y chochaperdiz, y algún ejemplar despistado de camachuelo común y morito.

Gran importancia ecológica tiene también la comunidad de mamíferos, aunque son mucho más esquivos y de hábitos generalmente nocturnos. En cualquier caso, las huellas y rastros nos sirven para saber que son frecuentes jabalí, nutria, tejón, jineta y garduña. Los reptiles tienen como principal abanderado al lagarto ocelado, que se reproduce con facilidad en el CIAM, pero también son frecuentes la culebra de agua, el bastardo e incluso la víbora europea y más raramente el galápago leproso.

Las aguas del sistema de lagunas, al contrario que la mayoría de charcas de la región, están libres de pesticidas y fertilizantes. Por eso suponen un santuario para muchos anfibios como la rana verde, ranita de San Antonio, sapillo partero y gallipato que pueden reproducirse aquí con normalidad.



contadores Visitas

Copyright © 2012 Fundación Tormes-EB.
Todos los derechos reservados. Aviso legal
¡ Síguenos!   
Nueva Dirección Consultoría: C/ Toro nº 22, Of. nº 9. 37002 Salamanca
Eco-Albergue: Finca La Aldehuela s/n 37115 (Almenara de Tormes) Salamanca
Coordenadas: 41º 3'25.9" N, 5º 49'5.22" W Datum: ED-50